A.N.I.A. - inicioQué es ANIA - Envía tus noticias - Contacto - Boletín - RSS


UCE denuncia ante el Instituto Nacional de Consumo a seis cadenas de ópticas por publicidad engañosa
Recibida de UCE-Extremadura el 26-01-2010 a las 11:01

Desde nuestro punto de vista, todos y cada uno de los casos expuestos, con la duda del spot de Opticalia, son claros ejemplos de publicidad engañosa. Para que un anuncio pueda ser calificado como tal no es necesario que se nos engañe de forma descarada. Basta, según la normativa vigente, que pueda inducir a error al consumidor, influyendo en su comportamiento económico.

En España hay 12 millones de miopes. Aunque las patologías que afectan a los ojos son muchas, es la miopía una de las más comunes y, probablemente, una de las que con mayor frecuencia nos haga visitar una óptica, bien sea para cambiar los cristales adaptándolos a una nueva graduación, bien para adquirir lentes de contactos.

Por este motivo, Consumidorex ha visitado y recopilado las distintas promociones que siete de las principales franquicias ópticas de nuestro país, (+ Visión, Alain Afflelou, Fede-ropticos, General Óptica, Multiópticas, Opticalia y Vista Óptica), están haciendo en la actualidad para comprobar si estas ofertas de verdad interesantes y cumple las expectativas que ponemos en ellas.

La práctica totalidad de estas ofertas esconden una letra pequeña que limita su validez o nos obliga a pagar un sobreprecio por determinados aspectos que, de un primer vistazo, parecen estar incluidos en la oferta.

Que incumplen cada una de ellas en su publicidad:

+Visión anuncia una oferta realmente interesante: cristales y gafas por sólo 29 euros. Evidentemente, los cristales ofertados son básicos, es decir, sin tratamiento antirreflectante o reductor, pero el precio es inmejorable. Sin embargo, contactando con cualquiera de sus establecimientos empiezan los problemas: si tenemos más de seis dioptrías de miopía, esta oferta no es para nosotros, sin que en ningún sitio, ni en la web ni en el anuncio de televisión, se nos informe al respecto. “El final de las gafas caras”, eslogan de la campaña, no alcanza a todos.

Alain Afflelou, una de las cadenas de ópticas más agresivas en la publicidad de sus ofertas, tiene también una oferta muy interesante. La obligatoriedad de disponer de gafas de repuesto, por ejemplo, en nuestro vehículo, hace que sean muchos quienes se acerquen a sus establecimientos, pues si compramos unas gafas, sólo tendremos que pagar un euro para llevarnos otras iguales. Pero también aquí hay trampa. Los tratamientos antirreflejos y reductores de los cristales son imprescindibles en las gafas de mayor graduación. Sin embargo, aunque las primeras que compre lleven estos tratamientos, el segundo par de gafas trae sólo cristales básicos, debiendo pagar a parte dichos tratamientos. Siendo así, el segundo par no es, ni mucho menos, igual que el primero. Y, si lo queremos igual, tendremos que pagar un sobreprecio para que lo sea.

Por su parte, General Óptica ha lanzado un Plan Renove que regala 50 euros a quien cambie sus gafas en estos establecimientos. Sin embargo, ese regalo está condicionado a que las gafas nuevas nos cuesten más de 50 euros. Este caso es un perfecto ejemplo de una empresa que, pudiendo explicar este límite de forma comprensible, lo enmascara para que no quede tan claro. En su spot televisivo, donde aparece la novia de un lanzador de hachas explicándonos muy alegremente que su novio ahora ve muy bien gracias al Plan Renove de la firma, aparece dicha condición, aunque, como es habitual, en una letra muy pequeña y pasando a toda velocidad por la parte inferior de la pantalla. Pero esta velocidad podría ser mucho menor y, en consecuencia, la leyenda más visible para el consumidor, pues aparece sobre la mitad del spot. ¿Por qué no ponerla desde el principio y hacer que pase más despacio, aprovechando toda la duración del spot?

Tampoco Multiopticas está libre del pecado de la publicidad engañosa. En esta ocasión, la publicidad ha sido obtenida en el mostrador del propio establecimiento, y en ella aparecen sus Majestades los Reyes Magos de Oriente, con una amplia sonrisa, anunciado una línea de monturas de diseño, con cristales incluidos, por 77 euros. Pero, una vez más, los más miopes son engañados, pues esta oferta está limitada para gafas de menos de 8 dioptrías, sin que se nos informe de ello hasta que no preguntamos expresamente en la tienda.

En cuanto a Vista Óptica, utiliza su web para publicitar varias promociones, siendo una de las más interesantes las que nos ofrece unas gafas con cristales reducidos y antirreflejos incluidos, por sólo 99 euros. Podemos pensar, “vaya, por fin alguien que incluye esos tratamientos”. Y, efectivamente, están incluidos pero de nuevo sólo para quienes mejor ven, pues está limitada a gafas de menos de 4 dioptrías, sin informar de ello.

Por último, Vista Óptica, no podemos dejar de referirnos a Opticalia. Su spot televisivo nos ofrece algunas dudas y, sin duda, es prueba de que la interpretación de los mensajes publicitarios puede dar lugar a distintas actuaciones del consumidor. En este anuncio, Miguel Bosé reivindica el derecho de todos a ser y sentirnos jóvenes. Para ejercer ese derecho, Opticalia nos ofrece un descuento igual a nuestra edad, es decir, que si tenemos 60 años, nos rebaja un 60% el precio de... y aquí viene el problema de interpretación. El anuncio nos muestra un rótulo en el que expresamente se afirma que el descuento es aplicable a determinadas firmas de monturas. Pero ese rótulo hace especial hincapié en el porcentaje de descuento y desaparece muy rápidamente. Además, la locución que oímos al mismo tiempo habla de descuentos sin especificar en qué. El problema es que esta promoción no incluye los cristales, aunque el anuncio no lo diga.

Todos y cada uno de los casos expuestos, con la duda del spot de Opticalia, son claros ejemplos de publicidad engañosa. Para que un anuncio pueda ser calificado como tal no es necesario que se nos engañe de forma descarada. Basta, según la normativa vigente, que pueda inducir a error al consumidor, influyendo en su comportamiento económico.

La influencia en el comportamiento del consumidor es clara. Estos anuncios y las empresas responsables ya han sido denunciados ante las autoridades competentes, esperando que rectifiquen su política de publicidad.




Compartir
Más en Consumo
- La Asociación General de Consumidores, ASGECO Confederación, recomienda a los usuarios revisar los contadores eléctricos antes del 1 de enero
- UCE-Extremadura recomienda, un año más, precaución en las "macrofiestas"
- ASGECO Confederación denuncia prácticas desleales en el asesoramiento de los afectados por el paro de controladores
- La Asociación General de Consumidores, ASGECO Confederación, considera que las medidas para aliviar a los hipotecados no solucionan los problemas estructurales del sistema
- Alertas alimentarias (atún, pez espada)
- Se retira de la venta una plancha de pelo que puede producir electrocución
- Minimiza tu huella ecológica
- Bacteria E. Coli en Alemania: CECU pide cautela, rechaza la alarma sobre los productos españoles y recomienda la prevención
- La Asociación General de Consumidores, ASGECO Confederación, espera que los nuevos contadores inteligentes posibiliten a los usuarios un consumo más sostenible y eficiente de la energía
- UCE denuncia la utilización de los consumidores en los conflictos laborales o económicos

URCMA.N.I.A. es un proyecto de la Unión de Radios Libres y Comunitarias de Madrid